La lectora profesional

UBÚ LIBROS, la librería donde “todo va mal” y nada puede ir mejor

Que existan libreras como Marian Recuerda, librera máxima de Ubú Libros, es una esperanza para el mundo del libro y de la actividad cultural en relación a los textos. Conocerla, trabajar con ella con el club de lectura Hora de Té&Libros y que me haya concedido esta primera entrevista, es un plus que no sé cómo agradecer.

Gracias a Arancha San Ginés de Filosofipods y cómplice en esa aventura aún en desarrollo que es la investigación sobre La Libre (Librería Mujer que estuvo abierta en Granada de 1980 a 1987), os podemos ofrecer una edición sonora de calidad, que espero ir aprendiendo poco a poco, y así poder compartirla con vosotrxs en esta sección que será mensual.

 

Sí, cada mes pretendemos entrevistarles y así homenajear una librería, porque se lo merecen! Mantener abierta y defender el espacio de encuentro que es una librería es -hoy en día un poco más- una tarea titánica, no reconocida, en un esfuerzo constante, en lucha, o como dice Marian, en un mundo editorial donde “todo va mal”.

Sin embargo, también es pura pasión, o como dijo Carlos Bassas allá en la primera edición de Granada Noir, de un “esclavismo vocacional” galopante (se refería a la profesión de “juntaletras”). Marian lleva ya 5 años desplegando una programación cultural de calidad, trayendo autorxs y editoriales, que no son las de “grandes superficies”, con seminarios como los de Nieves Muriel, de una calidad “excelsa” que diría ella misma (refiriéndose a la cantidad de escritoras no reconocidas por la crítica clásica).

En definitiva, manteniendo la librería como lo que entiendo que debe ser principalmente: un espacio de encuentro de todxs lxs agentes culturales (escritorxs, editorxs, lectorxs, artistas, poetas, etc) y donde se genere pensamiento y se fomente la creatividad. Y se compren libros, amigxs!! Pues si no, tendrán que ir cerrando…y eso, no lo vamos a permitir!

¿Qué será de nosotrxs? De aqullxs que amamos el artefacto libro y que no le vemos sentido a esta broma infinita sin la potencialidad imaginativa y la capacidad de fuga de las historias… Pues no lo sabemos, el futuro es incierto, pero este Otoño promete!! Y citando a esta librera de cuyo apellido no puedo acordarme, al fin y al cabo, “somos lo que olvidamos, menos lo que recordamos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esto:

0