La lectora profesional

Encuentro entre GRN2 y Envero. ¡Como mínimo!

Acercarse a la historia de España, a la más reciente, a la que aún escuece, es delicado. Territorio plagado de “miedo, fantasía y olvido”. Abundantes rencores y envidias comprometen la labor del investigador y del narrador de los hechos. Y sin embargo, debemos seguir haciéndolo. Lo necesitamos, ¡como mínimo!

Se agradece cuando la propuesta es tan accesible y de tal calidad e intensidad como el cómic que publicó el año pasado Enrique Bonet con Astiberri, titulado “La araña del olvido” y que muestra los descubrimientos y averiguaciones que llevó a cabo en plena dictadura (1955) Agustín Penón, convertido en personaje de ficción, con gran acierto. Y que posteriormente heredó y ordenó tal y como le llegaron en una maleta, Marta Osorio.

En el Restaurante Envero (Beas de Granada), un lugar bonito (como todo lo que toca la Familia Arroyo Salvador) nos proponen para este sábado 26 de Noviembre a partir de la 13h, el planazo de fin de mes. Y encima dentro del ciclo de Granada Noir (El crimen sería perdérselo), con lo que el autor Enrique Bonet contará con un presentador de lujo: Jesús Lens, director del festival, escritor, periodista de Ideal, cinéfilo, viajero y no sigo porque no terminaría nunca, y el post va de Lorca.

Ah! Perdonen los lectores más rigurosos y amantes de las introducciones, ¿no lo he dicho aún? No ha sido una táctica interesada. Promise. Es que si decíamos que la historia reciente de España es peliaguda, en Granada, todo lo relacionado con el poeta, pasa del morbo al atragantamiento a nada que salgas de sus textos originales.

 

Antes de que fuera de uso exclusivo católico, las cofradías eran asociaciones, a veces gremiales, otras de poetas como en el español Siglo de Oro. Esta alrededor de Penón, pretende ser un encuentro distendido entre personas interesadas en la literatura y en la historia. ¡Y en la buena comida y bebida! ¡¡Como mínimo!!

Prologado por el grandísimo Juan Mata (lxs que le conocemos sabemos que nada que ver con la exageración este apelativo), el cómic pretende indagar en las 3 preguntas que movieron a Agustín Penón a pasar (o padecer) ese tiempo de su vida, lejos de su “segura” América. A saber: ¿Por qué fue asesinado Federico García Lorca? ¿Quién lo mató? ¿Dónde está enterrado?

 

Para lxs profanxs en dichas investigaciones, el nombre de referencia era Ian Gibson. Agustín Penón fue sepultado por la Historia con mayúscula (¡como mínimo!). Pero su metafórica lápida en forma de maleta, pasó tras su muerte a las manos de su amigo dramaturgo William Layton y finalmente la heredó Marta Osorio. Y como la muerte es implacable, este verano se llevó a la Celestina censurada el mismo año en que Penón investigaba, dejando la maleta a la espera de que la reciban unas cuidadosas y eficaces manos.

Sin destripar el contenido del cómic, podemos adelantar que el español Agustín Penón, exiliado por las vergüenzas del régimen, necesitó volver a su tierra natal con su Romancero gitano de bolsillo a profundizar en lo acontecido e intentar aclarar las sombras que rodeaban el crimen. Y, sin embargo, fue esa oscuridad precisamente la que lo consumió, lo devoró y lo empujó de vuelta al Nuevo Continente cargado de notas e, incluso, la partida de defunción de Federico García Lorca, en la que constaba como causa: hecho de guerra.

Por eso, Granada Noir 2, Agapea y Envero celebran este sábado 26 de Noviembre de 2016, un futuro inimaginable para los protagonistas de este cómic, la “Cofradía de Penón”. ¿Dónde están esos papeles? ¿Por qué no se puede aclarar del todo el crimen? Un símbolo de los viajes, de las aventuras, de lo oculto, de lo nómada. La maleta representa todo lo que las ficciones no dejan ver, todo lo que no se nombra, es decir, todo lo excéntrico, todo lo que está fuera de la verdad. Porque se lo merece, porque es necesario, y porque nos gusta saber. ¡Como mínimo!

Comparte esto:

0