La lectora profesional

FINAL DE ETAPA. FINAL DE CURSO.

Siento que he dicho tantas frases a lo largo de mi vida que no he seguido con mis actos después, que me da vergüenza escribir que “no me gustan las flores”. Puedo susurrar que no me siento atraída por ellas: ni por su olor ni por sus colores, ni por su variedad ni por el milagro de su existencia en un mundo tan hostil.

Por supuesto, me fascinan, pero jamás me he comprado una flor, y tantos estas como las plantas que me han regalado, apenas han resistido unos días a mi karma: acaban aumentando la colección de flores secas de debajo del cristal de la mesa de la terraza. Mirándome en cada desayuno (ahora que las lluvias se fueron, para dejar paso al infierno), como recordándome: ¡qué torpe eres para mantener las cosas vivas!

Sin embargo, que en la última sesión del tercer año consecutivo del Club de Lectura Hora de Té&Libros, las personas con las que has compartido críticas y afectos alrededor de los textos, aparezcan con un pedazo de primavera como esta, de verdad, que no tiene precio.

Y, al margen de lo manida de la expresión, es que las que amamos lo que hacemos, hasta el punto de convertirnos en esclavas vocacionales, sabemos que el dinero no puede medir estos momentos. Estos detalles en los que un ser humano se acuerda de otro y quiere materializar esa atención. Colores y olores para reconocer lo compartido, lo vivido. Como dice mi amigo Miguel: Órale!! Qué chido!! (No os perdáis su proyecto de El árbol de las escuelas).

Este tercer curso, especialmente, ha sido complicado pues para mí ha significado el cambio de lugar de trabajo. De ser la responsable y gestora cultural de una librería, he pasado a desempeñar labores de gestora cultural, distribuidora de espectáculos, coordinadora de encuentros editoriales, de este club (ahora en Ubú Libros), productora de eventos literarios, y una pequeña escalera en esta dirección, que no tengo ni idea de a dónde me llevará, pero que tengo claro que está construida en espiral.

Este post podría tener un montón de contenidos, se me ocurren infinitas formas de hilar las opciones narrativas que se abren, pero solo tiene un gran objetivo, a saber, dar las GRACIAS. De derecha a izquierda, por orden de aparición a: Charo, Jose Antonio, Yolanda, Dani, Maria José, Eduardo, Antonia, Nicole y Marian (la mejor y más apasionada librera de Granada) en la retaguardia. Por supuesto, a todxs lxs que este día no pudieron venir: Mercedes, Laura, Rita, Esther, Víctor, Ia (un abrazo especial por las circunstancias), Teresa, Pablo, Puri, Sara, Carmen y también GRACIAS a aquellxs que ya no venís, por todo lo que une comentar textos juntxs.

Septiembre volvemos con nuevas fuerzas y nuevos proyectos. Los que hemos crecido y programado nuestra vida en el calendario escolar, aquí termina un ciclo y después de este par de meses de sol y vacaciones, resurgirán los proyectos, latentes, acechantes, en este periodo. La sesión de reencuentro será sobre Solenoide y El maestro y Margarita, nuestras lecturas de verano. Y allí hablaremos del nuevo curso, de todo lo que podemos hacer y de cómo queremos crecer juntxs.

Que el verano os acompañe en las lecturas y os descubra olas de imágenes inolvidables!!

Reader Interactions