La lectora profesional

Donde los árboles cantan – Laura Gallego

Hoy me toca comentar el último de Laura Gallego, autora de la que ya me he declarado FAN, así que adelanto que no seré muy objetiva Pero como somos muchos sus “fanes”, podéis utilizar este comentario con ellos

Sin embargo, mal que me pese, debo decir que esta historia me ha decepcionado en un par de puntos:

  1. Frente a la originalidad de “Memorias de Idhun”, en esta historia se ven huellas demasiado evidentes de la saga “Canción de hielo y fuego” (tan de moda últimamente) y de “la historia interminable” (aunque en este caso ella misma reconoce con la cita de la primera página que es de este texto de donde ha sacado la inspiración para el argumento central del libro (el lugar donde los árboles cantan).
  2. Uno de los elementos que más me gustó de “Memorias de Idhun” era su protagonita Victoria. ¡Al fin! una concepción distinta de la mujer, que no tiene que imitar el modelo masculino para ser independiente, autónoma y, en definitiva, libre. No obstante, la protagonista de “Donde cantan los árboles”, no conforme con el trágico destino que se cierne sobre ella tras la invasión de las hordas bárbaras, lucha y pelea por cambiar la precaria situación de las mujeres en este contexto medievo-caballeresco. Y lo logra: a mi pesar siguiendo el dichoso modelo masculino de guerra y caza. Pero lo peor, es que luego, cuando ganan los buenos (previsible y frívolamente resuelto desde un punto de vista literario), se vuelve a instaurar el mismo modelo (!!!!). Y muchas lectoras nos preguntamos: ¿para qué tanta lucha?

Sí, he dicho que soy FAN de Laura Gallego, pero no ciega ni sorda, por eso he empezado con las críticas más duras. Ahora, vamos con las bonanzas

Cualquier persona que argumente que no lee porque le cuesta concentrarse, porque los textos se le hacen densos y cuesta arriba, o porque no se engancha a la novela y entonces termina dejándola, no creo que se haya asomado nunca a alguna de las de esta escritora:

  • Su estilo es fluido: sencillo sin ser aburrido o grotesco por cotidiano.
  • Como filóloga que es, conoce nuestra lengua y la utiliza a su antojo, tanto a nivel sintáctico como semántico (no le falta vocabulario, si no lo utiliza es porque el personaje no lo conoce).
  • Tanto la historia como los personajes están bien construidos, con lo cual nunca deja la sensación de: ¿qué ha pasado con este personaje o con este hilo argumental que apareció y nunca más se supo?

Pero, sobre todo, para los amantes de la fantasía (como es mi caso) es que sabe transportarte a situaciones y a lugares para soñar: rememora tradiciones de nuestro imaginario colectivo y añade bonitos paisajes y personajes nuevos, como los castillos y duendes de este libro. Evasión de nuestra realidad, pero constructiva, problematizándola, que para eso están las historias, para enfrentarnos con nuestro mundo y tener ganas de luchar por uno mejor, siempre!!!

Y, por último, reseñar el tono ecológico, que ya está presente en otras novelas, pero que es el punto central de esta. ¡Cómo he sufrido viendo a los árboles que cantaban siendo rajados y explotados para conseguir su elixir de la eterna juventud! Y ¿qué hacemos nosotros, humanos del siglo XXI, sino seguir sangrando nuestro planeta para nuestros propios y egoístas fines? Estemos de acuerdo o no con este diagnóstico, nunca está de más que nuestros jóvenes lean algo que mire hacia un planeta verde y con esperanza, y descanse de visiones apocalípticas y en guerra.

Ya os dejo en paz!! Nos vemos debajo del gran árbol, donde yacen nuestros antepasados!!! Buen díaaaaaa!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esto:

0